De boda en boda: Estilo Velvet en el Palacio de Huérmeces

28.05.2015 16:48

 

Este fin de semana he tenido la boda de unos amigos, y ha querido la casualidad que fuese en el mismo sitio en el que se va a celebrar la boda de mi hermano este verano. Nunca había estado y tenía mucha curiosidad por conocer el lugar, porque las personas que habían estado en otras bodas en ese lugar hablaban muy bien de el, pero no hay nada como verlo uno mismo para poder juzgar.

 

Se trata del Palacio de Huérmeces muy cerca de la ciudad de Burgos, no está en la propia ciudad y eso es una cosa que me echaba para atrás, porque en las bodas siempre se bebe mas de lo que se debería, y si está lejos de casa es complicado para conducir, pero como pusieron autobuses todo solucionado, nadie tiene que coger el coche habiendo bebido.

 

El catering lo lleva la Merced, que para los que son de Burgos saben que es estupendo, así que el día prometía.

 

La ceremonia se celebró al lado de un estanque que tienen en la parcela, con una zona habilitada para el evento, y la verdad es que todo quedó muy bonito.

Fue una ceremonia muy emotiva: Las hermanas de la novia hablaron y casi nos hacen llorar a todos.  Después los novios se dijeron los votos, fue muy gracioso verlos intentando hacerlo, sin que les diera una ataque de nervios. La pena es que no quisieron coger micrófonos porque decían que quedaba un poco artificial, y como estaban un poco nerviosos (como es normal en estos casos), poco a poco fueron bajando el tono de voz y no los oímos muy bien.

 

El novio estaba muy guapo, pero como casi siempre ocurre en estos eventos todos estábamos esperando a la novia. No se que tienen las bodas que por muy guapo que esté el novio siempre pasa a segundo lugar y todas las miradas se centran en la novia.

 

Cuando la vi llegar me quedé sorprendida;

Primero porque "nos hizo la trece" ya que todos las estábamos esperando en una subida que daba al sitio de la ceremonia para hacerla la foto de rigor, pero  ella salió rodeándonos por un prado y llego a la zona del estanque por un puente que unía las dos zonas.

 Y segundo porque estaba increíble, no iba vestida con "un vestido de una novia al uso”, es decir, no tenía nada que ver con el típico vestido de novia  al que todas nos tienen acostumbradas, sino que era un vestido estilo años 50, ajustado el cuerpo en la zona superior, espalda entera descubierta dejando ver un tatuaje que tiene en ella,  con vuelo y caida a partir de la cintura, y largura justo por debajo de la rodilla,  en color gris plata. Con unos taconazos muy a su estilo, chal de piel cubriendo los hombros y guantes hasta por encima de los codos. 

Al mas puro estilo Velvet, estaba sencillamente impresionante, me quedé fascinada con el vestido, no me lo esperaba para nada y me sorprendió gratamente. Además para ser una ceremonia en un prado al lado de un estanque quedaba perfecto.

 

 

Una de las anécdotas graciosas de la ceremonia fue su hijo al que le tocaba llevar los anillos, tiene un añito y estaba un poco malito porque estaba sacando los colmillos, así que el pobre estaba con un poquito de fiebre y no estaba para muchas tonterías. Así que cuando le dieron el cojín con los anillos para dárselo a sus papis, ni corto ni perezoso lo arrojó al suelo, pasando totalmente de ellos. 

 

A la gente le hizo mucha gracia, pero yo pensé: ¿Y mi hermano quiere que mi hijo lleve los anillos? Si este renacuajo lo ha tirado al suelo al lado del estanque, el mío que es mas grande y tiene mas fuerza,  igual los arroja al estanque para hacer la gracia. ¡Menudas se las gasta mi hijo! Nunca sabes por donde te la va a liar…Bueno, allá sus tíos si quieren correr el riesgo de buscar los anillos en el agua…

 
 
 
485x60_1_ES
 
 

Durante la ceremonia, había un caballero cantando que desde un principio pensé que estaba contratado por lo bien que cantaba. Después me enteré que era el padre del novio, pero como yo no le conocía, pues no lo sabía. Me quedé pasmada de oirle cantar.

 

Después de la ceremonia nos dieron unos cucuruchos de papel con pétalos de rosas secas, que no teníamos muy claro que hacer con ello. Mas tarde nos enteramos que era para tirarlo cuando se dan el beso al final de la ceremonia, pero como nadie nos había dicho nada, fuimos la mayoría con nuestro cucurucho de pétalos de rosa hasta el coctel, donde lo fuimos abandonando donde pillábamos, porque no sabíamos que hacer con ello. Una pena no haberlo sabido antes, habrían quedado unas fotos preciosas tirándoles los pétalos durante el beso. Lo que es no saber…

 

El coctel fue estupendo, diré que el mejor que he probado de todas las bodas a las que he asistido, con diferencia. Cuando me comentó mi hermano que le habían dicho que el coctel era bueno cuando contrató la boda, me lo creí a medias, porque ya sabes, que van a decir los que lo organizan, ¿que es malo? Pero la verdad es que no mentían, el mejor coctel en el que he estado.

 

El clima no acompañaba mucho, con lo bueno que había hecho unas semanas atrás y la mala pinta con la que amaneció ese sábado. Pero a la hora del coctel, no se si por estar en una zona que a pesar de estar al aire libre estaba rodeado de paredes o por ser a mediodía, pero el caso es que hacía buen tiempo cuando disfrutamos del coctel y nos hicimos las fotos.

 

Después pasamos al comedor y disfrutamos charlando con los amigos. La comida he de decir que estaba todo buenísimo, bueno todo no, la tarta nupcial de hojaldre y crema a mi no me pone, pero al resto de la mesa le encantaba, siempre he sido un poco rarita para los postres…Disfruté mucho mas con el brazo de cacao con yogur y helado de mango (Buenísimo, pero como ya he dicho, para gusto los colores, a mi marido el helado de mango no le gustaba, así que nos intercambiamos los postres y nos comimos dos raciones repetidas de lo mismo cada uno). Nunca me había pasado en una boda que me hubieran puestos dos postres, está genial, si uno no te gusta, tienes el otro.

Os dejo las fotos para que juzguéis por vosotros mismos.

 

 

Pusieron el sorbete de manzana a las mujeres y de mandarina a los caballeros, probé los dos y he de decir que me gustó bastante mas con diferencia el de mandarina, y a ese acuerdo llegamos en mayoría toda la mesa. 

 

 

 

 

Me llamó la atención el bouquete de flores silvestres haciendo un atadillo con tela de saco que adornaba el centro de mesa, muy natural y era un estilo rústico complementado con velas muy acorde con el palacio.

 

Después de la ceremonia pasaron los novios a saludar a los amigos, a ver si nos había gustado, y la novia se sentó en una mesa de al lado a charlar un ratito. La saqué una foto de espaldas, porque me llamó mucho la atención lo guapa que estaba, sentada en al silla con su vestido al mas puro estilo Velvet, enseñando su tatuaje en el súper escote de la espalda.

Me pareció que estaba preciosa.

Fue una boda tranquila para lo que suele ser ir a una boda con los amigos del novio, se nota que con los años se van amansando un poquito. Solo un poquito.

 

Después bajamos a la zona de la pista de baile que son los soportales al lado de la zona de coctel, son muy amplios y están acristalados, así aunque por la tarde ya hacía un frío que pelaba, entre que estaba acristalado y te tomas unas copas no se notaba que había “refrescado”. En realidad hacía un frío que pelaba, pero queda mal decirlo, porque ¿Cuándo hace frío en Burgos?

 

Lo pasé estupendamente, y para un día que tengo colocados a los hijos, y no tengo que preocuparme de recogerlos esa misma noche, ya que dormían con sus tíos, apuramos hasta última hora con el “autobús escoba”. Hay que disfrutar que son pocos los días que salgo de casa y consigo colocar a los niños, sin tener que recogerlos hasta el día siguiente.

 

Esto me dio que pensar, a ver que pasa en la boda de mis hermano, creo que va a ser muy distinta, no es lo mismo ir a disfrutar con los amigos, que pasarme el día persiguiendo a mis hijos, que si me despisto un poco pueden acabar en la fuente o metidos en el estanque…Ya veremos, habrá que planificarlo detenidamente para que no me vuelvan loca.

Cuando entré en la sala donde dejábamos los abrigos y las bolsas, vi que había una pantalla gigante con dibujos animados y una señora cuidando de unos niños. Supongo que estaba contratada para cuidar a los niños de la boda. Nunca lo había visto en otras bodas, y me pareció una gran idea. Igual va a tener que ser una alternativa, porque mis peques no van a aguantar todas las horas que dura la comida sentaditos, y como que no me veo llevando un portatil para que vean dibujos animados en la mesa...Habrá que barajar opciones.

 

Una cosa que me llamó mucho la atención de las invitadas, es que muchísimas coincidían en el mismo estilo de vestido que la novia. Había muchos vestidos estilo años 50, o como los llamo yo, vestidos estilo velvet (pero un poquito mas cortitos), la verdad es que he visto muchos desfiles de moda Fashion week este año y no me había percatado de que se llevasen tanto este año el estilo años 50 para vestidas de invitadas de fiesta. Son muy favorecedores, o por lo menos, a las que los llevaban les quedaba fenomenal.

 

Ahhh, por cierto, un detalle muy gracioso que me gustó mucho, sobre todo para nosotras que vamos con taconazos y enseguida nos duelen los pies, o por lo menos a mi que tengo los pies muy planos y no les aguanto demasiado. Había una mesa llena de alpargatas para todas las invitadas de todas las tallas y en un montón de colores, para que cada una cogiese su número en el color que mas le gustase o mejor combinase con su ropa. Me pareció una idea estupenda, al parecer hace tiempo que se viene haciendo en las bodas, pero yo no había coincidido en ninguna donde me los diesen. En lugar del típico regalo de madrina que se da en todas las bodas, dieron alpargatas para todas. Súper práctico para nuestros doloridos piel.

 

Lo que me ha parecido raro de esta boda, es que normalmente suele pasar que de una boda sale otras, o por lo menos los amigos aprovechan para avisar de que se casan, aprovechando que estamos todos reunidos. Supongo que ya hay muchos casados, y cada vez quedan menos para anunciar que se casan, pero todavía queda alguno sin casarse, y sinceramente estaba esperando que uno de ellos lo anunciase.

 

En este caso no voy a poder decir lo que digo siempre:

“De una boda sale otra boda”

Porque como siempre digo a los amigos, nos vemos en la siguiente, ya sabéis desde que casi todos tenemos niños, nos vemos: 

“De boda en boda”

 

No se si este verano la boda de mi hermano saldrá tan bien como la que disfruté el sábado pasado, pero ha sido una de las mejores en las que he estado últimamente.

Saludos.

Zoraida.

 

 

Enlaces relacionados:

  • Vestidos largos de fiesta primavera 2015

cosmeticafacil.webnode.es/news/vestidos-de-fiesta-primavera-2015/

  • Bolsos desigual primavera 2015

cosmeticafacil.webnode.es/news/bolsos-desigual-primavera-2015/

  • Fashion moda Abril 2015

cosmeticafacil.webnode.es/news/fashion-moda-abril-2015/

 

 
 
ES_3KINGS_300x250
 
 
300x250_OP

Tema: De boda en boda: Estilo Velvet.

Una boda con clase

Pilar Allely www.viajerosaviajar.com | 20.04.2016

Que boda más chula y original. El traje de novia me ha encantado porque se sale de lo convencional y eso a mi me apasiona! Me alegro que lo pasaras tan bien y disfrutaráis tanto! Saludos smile emoticon

me encanta

divina | 18.04.2016

Como me ha gusta tu post, me caso en unos meses y me ha encantado tu post, creo que mi boda no va a ser igual pero alguna idea puedo coger, gracias por compartirlo

para variar

Atelierstrass | 18.04.2016

Me ha encantado saber que hay mas mujeres fuera de lo comun, rompiendo con lo comunmente visto y lo tradicional, otra cosa que me gusta cada vez mas es el hecho de lanzar rosas y no arroz, no se, a mi lanzar arroz me da mucha rabia, creo que muchos podian comer de ese paquete de arroz jajaja no se. Un beso

Nuevo comentario